Marcos Varela fotografo bodas

Me llamo Marcos Varela. Nací en Santiago de Compostela, A Coruña en 1978. Me gusta pensar que hasta aquí me trajo la marea. Estudié fotografía en la Escuela de Imagen y Sonido de Vigo y diseño gráfico en la Escuela de Arte de Ourense. Mi carrera profesional, a excepción de un fugaz paso por el foto periodismo, siempre ha estado más ligada al diseño gráfico que a la fotografía. Trabajé como diseñador gráfico en diferentes compañías de mi ciudad natal, Barcelona y Sevilla. Para mi la fotografía ha ocupado un gran espacio en el plano personal, codo con codo con otra de mis grandes pasiones: viajar. Puedes ver algunos de mis reportajes viajeros en este enlace.

Fue hace unos cinco años cuando la fotografía de bodas pasó a convertirse en mi modo de vida. Lo descubrí por casualidad, como casi todo en mi vida, después de hacer el reportaje de unos amigos alemanes en la playa de Valdevaqueros de Tarifa. Fue un reportaje totalmente improvisado, pero aquellas fotografías tuvieron mucho éxito. Fue gracias a ese reportaje como conquisté a mis primeros clientes.

Poco a poco he ido sintiendo la necesidad de realizar sólo aquellos trabajos que me gustan o en los que mis clientes o amigos depositan total confianza en mi, poniéndose en mis manos y dejándome total libertad para trabajar. He llegado a la conclusión que sólo de esta manera puedo dar lo mejor de mi y conseguir los mejores resultados.

Mi trabajo empieza con una reunión previa con el potencial cliente que puede durar entre una y tres horas. Quiero que las parejas salgan de mi estudio con una idea clara de cómo desarrollo mi trabajo y qué factores y circunstancias influyen en él. Uno de mis mayores argumentos es que siempre garantizo un reportaje con una nota de 7 sobre 10 y que esta nota aumente depende de las decisiones que tome la pareja en la organización de su boda. Básicamente todo esto gira en torno a los lugares por los que transcurrirá el evento y a las condiciones lumínicas de estos espacios.

Dedico tiempo a explicar aspectos técnicos y de estilo, aunque lo más importante para mi es conocer de cada pareja qué esperan de su reportaje de boda para que entre ambas partes elaboremos un plan de trabajo.

Dedico una parte de esta reunión a mostrar los distintos soportes en los que recibirán su trabajo. Entrego todos los originales en alta resolución editados sin logotipo y sin restricción de ningún tipo. Depende del proyecto, pero normalmente entrego un número cercano a las 1.000 fotografías. Porque mil imágenes valen más que una palabra :-). Me gusta acompañar cada trabajo de una selección personal de las mejores imágenes (unas 150) acompañadas del tema musical que me evoca ese proyecto. A esto se le llama slide show, diaporama, o simple presentación musical. El álbum o book es el plato fuerte y aquí hay un mundo de materiales, tamaños, texturas, tipos de papel, etc. Si quieres ver en el que a mi me gusta presentar el trabajo a mis clientes sigue este enlace.

Si te sientes identificado con mis imágenes y mi filosofía de trabajo estamos a punto de crear algo grande. Cuando quieras… Nos vemos.

Marcos Varela fotografo